Dominica

Ofrece misterio y serenidad, sombra y quietud. Concentra el arte religioso de la casa. Te invita a la relajación y al sueño. A la contemplación y reflexión activa. Te mueve, te motiva. Mientras descansas el tiempo desaparece, puede ser que abras los ojos al bordar de las once de la mañana y nos digas al salir, que hacía mucho tiempo que no dormías de esa manera.

Otras suites